Comunicación

martes, mayo 17, 2011

¿Para quién escribo?


Dedicado a Luz del Olmo a la manera de Aleixandre.

Para quién escribo en este blog, me pregunto a menudo, ahora que han pasado más de cinco años desde que escribí en él por primera vez. ¿Para quién escribo? Llevo semanas dando vueltas a las preguntas: para quién, por qué, para qué...

Escribo para mis alumnos, para los que me leen y los que no, para los de este curso y los pasados, para los que consiguieron algo (maldito título, que abre la puerta del no-fracaso) y para los que desaparecieron, a la vuelta de enero o a mitad de curso. Algunos de estos últimos, han vuelto años después, más centrados, más adultos, pero siempre han sido muchos más los que no he vuelto a ver. ¿Qué será de ellos?


Escribo para aquellos alumnos que venían dormidos a clase, después de haber estado trabajando toda la noche (o toda la mañana). Recuerdo uno que era camionero. No faltaba ni un día, y su tesón era admirable. Como el de aquel otro, como otros muchos, que trabajaba una semana de tarde y otra de mañana, y me aguantaba repetir clases en un turno o en otro.


Escribo para aquellas alumnas (sí, casi siempre más mujeres) que estudiaban para ayudar a sus hijos en la ESO, y para aquella que estudió con el suyo en la misma clase y le dejó atrás, él repitiendo curso y ella accediendo a la universidad al curso siguiente. Años después él volvió, ya maduro, y lo consiguió.


Escribo para aquella otra, como muchas, que no siguió estudiando, que se quitó simplemente la espinita. Para aquellas (sí, sobre todo mujeres) a las que conseguir el título les valió para elevar su autoestima; pero no tanto como para querer seguir formándose, para dejar "sus labores", para conseguir un trabajo fuera de casa.


Escribo para alumnos/as mucho más jóvenes que aquellos/as. Como aquel/la que el otro día, en un descaso, me decía: Estoy aquí porque pasé de los profes del instituto, perdí el tiempo, no debí juntarme con aquella gente en los recreos... Empecé a faltar a clase, y ni mis padres ni los profes pudieron hacer nada para hacerme volver. Cuatro años han pasado desde que aquel 3º de la ESO que no terminó.


Pero también escribo para su compañero/a, a quien le pasó al contrario y nos contaba: Yo estoy aquí porque en el instituto pasaron de mí. Estuve enfermo/a un tiempo y perdí muchas clases. Cuando volví ya no pude ponerme al nivel de los demás. No me ayudaron. Repetí y fue peor. Me costaba aprender. Nadie me ayudó y me quedé en casa.


Para todos mis alumnos y antiguos alumnos escribo, hombres y mujeres que buscan otra oportunidad, porque creen que la perdieron, cuando lo que pasó, pasa casi siempre, fue que no se la dieron, o se la quitaron. 

Y para el que nunca había leído una novela, ni había oído un cuento o recitar un poema, ni había asistido a una obra teatral...

Y para el que nunca había oído a un profesor hablar en inglés o leer un cuento: gramática, gramática, gramática...

Y para el que viajó al extranjero por primera vez, o el que nunca había visto Madrid de noche o leído El Quijote delante de miles de personas...

Y para el que nunca había hablado ante un público, y mucho menos sobre Literatura.

Para el que escribió una carta al director que le publicaron, para el que escribió un poema por primera vez y para el que los llevaba años escribiendo.

Y para el que encendió un ordenador, aprobó un examen, escribió un trabajo académico (y tuvo que mandarlo sin usar el Messenger), también por primera vez...  pero diez años después.

Escribo, sobre todo, para gente muy joven que llena mis clases desde hace unos cuantos años, gente que quiere trabajar en algo mejor o que, simplemente, quiere trabajar. No son los mejores estudiantes de sus generaciones, pero son personas increíbles, llenas de historia, de sueños, de problemas, de vida y de futuro..., con sus obligaciones y sus derechos, como todo el mundo, como tú y como yo, ni más ni menos.

7 comentarios:

Ele Bergón dijo...

Muchas gracias Luis por la dedicatoria.

El poema al que te refieres de Vicente Aleixandre, es muy emotivo, como lo es también este escrito tuyo tan sentido y tan lleno de sinceridad.

Si me lo permites te diré que además escribimos para nosotros mismos porque así lo necesitamos.

Llevo unos martes queriéndome acercar a verte y darte un beso. Hoy lo haré y ya hablamos.

Con cariño

Luz

( Si me sale escribiré algún poema sobre este en mi blog. Ahora soy yo la que está en deuda contigo.

Luis Cuesta Gordillo dijo...

Gracias, Luz, por tu cariñoso comentario y por tu visita de esta tarde. Siento que haya sido tan corta.
Sobre este post-regalo-poema, ya sabes que lo mío no es la poesía, pero te prometí algo especial y no quería dejarlo por más tiempo. Me ha costado, de veras. Os admiro mucho a los poetas, a los de verdad, como tú.
No me debes nada en absoluto, salvo venir a leer más poesía a mis alumnos.

joaquín dijo...

después de leer esto me he sorprendido por la diversidad de casos y me he identificado en más de uno. Tambièn admiro a los que sacan el tiempo de donde no existe para poder conseguir las cosas.
Pienso que disfrutar el camino es la mejor ayuda para llegar al destino.
Saludos.

Maria dijo...

Yo fui una alumna de inglés de internet de Aula Mentor del nivel 3en las navidades de 08/09. Quería hacer el nivel 4, pero en esos días lo quitaron. Una pena. No sé cómo anda el tema ahora. Pero lo que te quiero decir es que tengo muy buen recuerdo de ese curso. Fuiste muy buen profesor y me diste buena energía para estudiar mejor. Gracias. Hoy en día vivo en Suecia y aún sigo peleándome con el inglés, además del idoma sueco... Y yo que no quería aprender idiomas! He.
Un saludo,
María

Luis Cuesta Gordillo dijo...

Cierto, Joaquín, en esto de aprender es más importante el camino que el final del proceso. Y disfrutarlo es lo mejor, claro está.

Luis Cuesta Gordillo dijo...

Hola, María. Me sorprende ver que mis alumnos Mentor también me seguís en este blog. Inglés Mentor ha cambiado mucho desde entonces. Ya tenemos 6 cursos (o niveles), y en breve saldrán los dos últimos.
¿Suecia? WOW. ¿Dónde, cómo, qué haces allí? Yo viví dos años en Goteborg de muy pequeño. Escríbeme a lcg.espa.com@gmail.com

Rafa del Olmo dijo...

Hola Luis!! Aún te debo una visita y te he de devolver algunas cosillas que tengo que me sirvieron mucho!
Este año de tanto recorte no reconocido me han dado una vacante en un CEPA. En Las Rosas. Cerca de casa. Y me encontrado con tu blog de casualidad. En grupo de facebook he pedido ayuda para dar la Lengua ( ideas, etc ) y una compañera me ha dicho que leyera éste. Mi sorpresa ha sido mayúscula cuando he visto que estaba dedicado a mi tía y que tú eras el autor. El ciberespacio es pequeñito!
A ver si me centro con el horario este de mañana-tarde y en octubre te hago una visita y te devuelvo, por fin, lo que me dejaste y tanto me sirvió.
Un abrazo.
Rafa del Olmo